Cerrar

El laboratorio Juárez de alta especialidad ubicado al norte de la ciudad de Oaxaca, con más de 30 años de experiencia, se dedica a la investigación biológica molecular de alta especialidad.
El proyecto se desplanta sobre un terreno ortogonal, esta regularidad física del predio fue desincorporada de la distribución horizontal y vertical del proyecto en donde cada punto del trazo se traduce como un nodo que se interconecta mediante aristas con múltiples direccionales y ramificaciones aludiendo al tejido de una célula madre, mediante sus aberturas disimulando perfectamente la única ortogonalidad existente del inmueble: la estructura portante de acero.

La estructura lineal del edificio y la fractalidad de la fachada la devuelve dotada con un fuerte simbolismo en el marco de una arquitectura contemporánea monumental de gran calidad formal.

El edificio consta de seis niveles: un sótano, cuatro pisos y un mezzanine; el acceso principal se vincula a un vestíbulo que distribuye a las diferentes áreas del laboratorio, este tiene una doble altura para visualizar la perspectiva agradable de las escaleras que abrazan el cubo del elevador, el cual emite a una cadena de ADN, debido a su armónica composición.
En la parte central del edificio se colocó un cubo de luz, que además de aportar iluminación natural a un 65% del inmueble durante el día, también funciona como intercambiador de temperatura y renovador del aire natural para lograr un estado de confort higrotérmico por medio del sotavento y barlovento, en dicho cubo de luz se aprecian los pasillos que se interconectan entre los dos elementos simulando venas y arterias que intercambian flujo entre ellos, representando el sistema circulatorio donde el usuario es el fluido que le da vida al edificio. En el auditorio tiene por objetivo ser un centro de capacitación para médicos y químicos a nivel estatal, nacional e internacional.

El edificio cuenta con un diseño bioclimático en donde se implementaron diferentes eco tecnologías, para el ahorro energético del edificio, las cuales se analizaron mediante distintos tipos de Software, logrando datos específicos que dieron como resultado la obtención del confort térmico para los trabajadores y usuarios.

Se cuenta con 192 m2 de jardín vertical contando con 6720 plantas adaptadas a la naturación que genera oxígeno para 152 personas durante un año. Este sistema contribuye a la captación estimada de 420 kg de CO2 anualmente.

Asimismo se procesan 126 toneladas de gases nocivos al año. El impacto psicológico de los jardines verticales ayudan a eliminar la rumiación y el estrés de los pacientes haciendo más confortable su estancia.

MX244
Nombre de la obra: Laboratorio Juárez
Clasificación: D. Salud
Año: XVI BNAMX
Estado: Oaxaca
Autoría del proyecto: Arq. Luis Antonio Perez Sanchez
Colegio: Colegio de Arquitectos del Estado de Oaxaca AC
Fotografía: Galo

Otros Proyectos