Cerrar

Programa y circunstancias.
El proyecto se ubica en el primer cuadro del centro histórico de la ciudad de Mérida, Yucatán, detrás del Templo de la Tercer Orden que perteneció desde el siglo XVII a la congregación religiosa de los hermanos jesuitas.
El edificio alberga en el sótano el museo interactivo-multimedia de la Música Popular Mexicana, a nivel de calle una plaza que genera espacio público en donde se pueden desarrollar eventos musicales, en las plantas superiores una sala de conciertos y un acervo de la historia de la música de México y la azotea es una circundante, teniendo como referencias principales la Catedral de Mérida y el Templo de la Tercera Orden, contribuyendo a la puesta de valor del patrimonio arquitectónico.

Integración al contexto.
En un acto de respeto al Templo de la Tercera Orden, el edificio se separa de la fachada posterior del claustro para permitir a los usuarios contemplarlo. La propuesta toma la altura más baja del Templo como restricción y se alinea a ella para expresar la importancia del patrimonio histórico. El Palacio de la Música Mexicana incorpora la proporción de “Plato y Taza” presente en los edificios coloniales del centro histórico y retoma la proporción entre vanos y macizos de las construcciones aledañas.
El proyecto es concebido como un patio, una bisagra y una terraza urbana que permite e invita a la libre circulación de los peatones a nivel de calle para generar espacio público y encuentros colectivos.
La volumetría, lenguaje arquitectónico y selección de materiales es resultado de un trabajo de propuestas y consensos con el Instituto de Antropología e Historia (INAH).

Espacio Público.
Una de las intenciones del Palacio de la Música Mexicana es ser un edificio cultural abierto a todas las personas. La planta baja es un espacio público para la ciudad, permitiendo a los peatones caminar a través del proyecto e interactuar con él.

Geometría.
La propuesta se alinea a la banqueta y al paramento de las construcciones del centro histórico y genera un patio que contrasta con la forma ortogonal de la fachada, adoptando una silueta curva que apunta hacía la cúpula del Templo. El patio está flanqueado por una celosía metálica que permite regular la temperatura en las circulaciones interiores y suaviza el entorno contenido.

Materialidad.
La piedra es el material predominante de la composición del Palacio de la Música Mexicana por ser un elemento fundamental en la historia arquitectónica de Yucatán, desde los antepasados mayas hasta las construcciones coloniales.
La cantera utilizada le brinda atemporalidad a la materialidad del edificio y lo integra a su contexto.
Se utilizó la dualidad entre el acero y vidrio para brindar protección y transparencia a las circulaciones y como expresión del momento histórico del proyecto.

MX210
Nombre de la obra: Palacio De La Música Mexicana
Clasificación: F.1 Cultural
Año: XVI BNAMX
Estado: Yucatán
Autoría del proyecto: Arq. Carlos Eduardo Quesnel Moguel / Arq. Javier Muñoz Menéndez / Arq. Salvador Reyes Ríos
Despacho: (Quesnel Arqs) + (Muñoz Arquitectos) + (Reyes Ríos + Larraín Arquitectos) + (Alejandro Medina Arquitectura)
Colegio: Colegio Yucateco de Arquitectos AC
Fotografía: Onnis Luque, Cielito Drone

Otros Proyectos