Cerrar

Memoria Descriptiva

El proyecto surge de la necesidad de tener un presbiterio que respondiera al espíritu de la liturgia renovada del Concilio Vaticano II dentro de la Iglesia del Señor de la Resurrección, diseñada y construida por el Arq. Juan Cortina del Valle en 1974 en la CDMX.

Para responder a esta solicitud se creo un muro dorado que enmarca y visualmente confina el área celebrativa que se distribuye en 5 plataformas que funcionan para distinguir los espacios y elementos litúrgicos, además de ayudar a tener una buena isóptica y fomentar la participación.

El altar es una pieza del artista húngaro Víctor Vasarely y se tomó como base para integrar la nueva Sede y el nuevo Ambón como símbolo teológico de unidad. Sobre él se suspende una cruz que Fray Gabriel diseño en la década de los 80´s para esta Iglesia.

La Imagen Guadalupana se colocó entre el presbiterio y la nave en un marco de lenguaje minimalista que sobresale del lambrin como elemento integrador de ambos espacios.

En el perímetro de la nave se distribuyeron 12 cruces de la dedicación, diseñada con una base geométrica que contiene una tipografía especial y un símbolo distinto que representa a cada apóstol.

Todas las decisiones funcionales y estéticas del proyecto están orientadas a favorecer la experiencia de contemplación y gozo, introspección y encuentro en un ambiente contemporáneo, austero y alegre que invita a la reflexión y a la participación.

XVIII-109
Nombre de la obra: Adecuación litúrgica
Clasificación: C4. Religión
Jurado
Ubicación: Ciudad de México

Otros Proyectos