Cerrar

La idea fue construir un Bosque Urbano de 4.5 km de longitud que atravesara 22 colonias y creara un espacio democrático, activo, programatizado, incluyente, sustentable y conector; que permitiera la apropiación y que creara una costura entre los espacios públicos de toda la zona metropolitana. El proyecto transforma un espacio, ­­­–antes residual y subutilizado–, en un nuevo espacio público y un corredor en forma de bosque urbano para la gente y la ciudad.

Se siguieron 9 principios:

  1. Vecinos y ciudadanos participando activamente en el proyecto. En esta zona mixta, con familias de recursos medios y bajos; grupos enemistados entre sí y criminales, el rechazo hacia los gobernantes ha ocasionado resistencia hacia las estrategias de transformación de la ciudad. El proyecto tuvo una fuerte resistencia y luego, a partir de una intensa socialización se obtuvo un alto nivel de aceptación y apropiación de la gente.
  2. Programas activadores del espacio público. Foros, espacios de reunión, canchas, pistas de skate, sendas y ciclovías que suceden a lo largo del parque y fomentan su uso toda la semana. Todas las poblaciones se mezclan para que éste sea un lugar seguro. Así pues, junto a canchas deportivas hay juegos infantiles y lugares de estar para los adultos, siempre con presencia del verde.
  3. El verde como elemento omnipresente, crea un ecosistema de bosque urbano. Optamos por árboles jóvenes que crecerán conforme pase el tiempo, y especies endémicas, descartando elementos que implicaran especial mantenimiento.
  4. El agua. El parque tiene sus propios depósitos para ser llenados con agua recolectada y tratada. Creamos un doble sistema: jardines de lluvia y Follies de agua, que acentúan el recorrido por el parque y contribuyen a la imagen industrial de la zona.
  5. Un gesto. Una línea roja que juega a nivel de piso, se eleva, señala, entrelaza y conecta. La línea es programática y funcional, en ella se integran bancas y juegos infantiles. Cose los diferentes barrios por donde pasa, es igual en la zona de museos que en la de las más humildes viviendas.
  6. Sendas peatonales y ciclovías que dan preponderancia al peatón, después a los ciclistas y al último a los autos. Ordenan y dan seguridad, estimulan el uso de la bicicleta y funcionan como paseos urbanos.
  7. Los muros. Mantienen la identidad industrial y contienen el espacio en 800 metros. Son el soporte de expresión de artistas callejeros que permanentemente los intervienen, enriqueciendo no sólo la imagen del parque sino otorgándole otra dimensión.
  8. Un proyecto de paisaje-urbanismo donde el parque genera ciudad y vincula las diferentes poblaciones, además de ser concebido como un proyecto ecológico.
  9. Un proyecto pensado en el tiempo, construyéndose y mejorando con los años y acompañando a la ciudad en su transformación permanente.

 “No queremos generar un proyecto acabado, más bien, intentamos generar una dirección proyectual desde una visión abierta, que, a partir de la socialización y participación de la gente, pueda construir un proyecto a mediano y largo plazo”.

 

MX152
Nombre de la obra: Parque Lineal de Ferrocarril de Cuernavaca
Clasificación: N.1 Diseño Urbano
Año: XVI BNAMX
Estado: Ciudad de México
Autoría del proyecto: Arq. Julio César Gaeta Gorriz / Arq. Lourdes Belén Springall del Villar
Despacho: Gaeta-Springall Arquitectos
Colegio: Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México AC
Fotografía: Arturo Arrieta / David Cohen

Otros Proyectos