Cerrar

El taller para la escultora Edna Pallares, responde a la necesidad de crear un espacio adecuado para sus dibujos y esculturas. El trabajo se inspira en la materialidad de sus esculturas. Compuesto por tres volúmenes separados cada uno por un patio, el proyecto propone una secuencia espacial sorpresiva, derivada de un pasillo con muros en grapa que conecta con todos los espacios a manera de columna vertebral.

El proceso de diseño se extendió durante la etapa constructiva, aceptando cambios por parte de Edna. Las sugerencias podían ser esculturas incrustadas en los muros y pisos o simplemente explicaciones de cómo ella podía habitar el espacio. El estudio de dibujo, que no fue planeado para el proyecto original, resalta por su cubierta de concreto siguiendo la forma de dientes de sierra industriales, lo que pone un acento brutalista al proyecto.

El sistema constructivo se compone de muros de carga de tabique rojo recocido, y entrepisos de viguerías de madera. Este módulo acompaña el orden de
los demás elementos en el espacio y, en algunos casos, el sencillo sistema adquiere una complejidad ornamental, como sucede en los tableros de los muros, donde se giraron la mitad de los tabiques hacia el exterior en un gesto de relieve escultórico.
«Un refugio para una escultora, que esconde rasgos de su amor por los objetos en el espacio.»

MX114
Nombre de la obra: Taller de Escultura y estudio Pallares
Clasificación: L.1 Oficinas
Año: XVI BNAMX
Estado: Ciudad de México
Autoría del proyecto: Arq. Luis Beltrán del Río García
Despacho: Vrtical
Fotografía: Rafae Gamo

Otros Proyectos